Habitación masculina

Ir abajo

Habitación masculina

Mensaje por Kashiel el Lun Ago 15, 2011 5:50 am

Dormitorios de los alumnos de fuego.

Listado de alumnos:
- Christian Black
- Radek
- Vincent
- Belial
- Arukal
- Skull Badguy
- Abaddon

_________________
.
avatar
Kashiel
Director de la Escuela

Elemento : Aire
Raza : Ángel
Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 14/08/2011
Edad : 1216

Ver perfil de usuario http://escueladefantasia.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación masculina

Mensaje por Chrustiun Vluck el Sáb Sep 03, 2011 2:10 am

Yeah, al fin tenía mi huevo de dragón, un resplandeciente y enorme óvalo rojizo con nervaduras de color rojo sangre, liso, duro y perfecto. Era de los más grandes, me había fijado cuando el misterioso profesor fantasma Godric nos lo había entregado. Podía oír los latidos de un pequeño corazón en su interior, la energía fluyendo alrededor de la nueva vida que no tardaría en nacer, una vida peligrosa y poderosa, pero obediente a su amo, a mí. Aquella criatura me iba a dar mucho poder, y era uno de los principales motivos por los que había decidido volver a la Escuela. Ahora que lo tenía entre mis manos, sentía que había valido la pena.

Ignorando el molesto coro de voces de mis compañeros mientras se disponían a dirigirse al aula de Fuego, me senté sobre la cama, con el huevo sobre mis piernas, pensando en las ganas que tenía de que naciera y poder montarlo por fin. Al parecer había colado totalmente la mentira que les dije a los profesores de que había perdido mi huevo de basilisco durante la batalla del curso pasado, y ahora poseía tanto un basilisco como un dragón. A ver quién era el listo que se atrevía a meterse conmigo, pensé divertido.

Al fin todos se fueron, tras lanzarme los últimos una mirada extrañada al comprobar que yo no hacía amago de levantarme. No, no iba a ir a clase. ¿Para qué? Dudaba que fuera a aprender nada nuevo. Los primeros días solían ser de presentaciones y algún hechizo sin importancia, y además, con la de alumnos nuevos que teníamos este curso, suponía que tardaríamos bastante en hacer algo que realmente llamara mi atención, más aún teniendo en cuenta que la profesora de este curso había sido alumna el anterior, y que no podía esperar mucho de ella. Bah.

Dejé el huevo sobre la cama, cerca de la almohada, y me tumbé boca arriba con los brazos cruzados bajo la cabeza y los ojos clavados en el techo. ¿Qué podía hacer aquella mañana? Mmm, llevaba los últimos días estudiando sin parar aquel libro de control de espíritus y me sentía algo saturado, y tampoco me apetecía demasiado salir a la calle a plena luz del día. Estaba a gusto en la cama, y me quedé unos minutos tumbado, descansando.

Cuando me empecé a aburrir volví a sentarme. ¿Y si iba a clase? Nah, no pintaba nada allí. Pero... bueno, podría tener su encanto. Sería divertido en cierto modo ver a la angelita de Hell haciendo de profesora responsable, y a lo mejor podía meterme con algún alumno novato sin que ella se diera cuenta. No sé, a lo mejor era un rollo, pero... podía ir el primer día antes de decidir si volver o no, ¿no?

Bastante desganado, acabé levantándome de la cama. Le dije a Lucy que se quedara ahí, sentada en la esquina en la que se encontraba, hasta que regresara; que no hablara con nadie aunque se lo pidieran, que ni si quiera le dirigiera la vista a ninguna otra criatura hasta que no volviera. Volví a poner protección mágica sobre mis cosas y me dirigí al aula, sabiendo que llegaba tarde, pero no dándome más prisa por ello.
avatar
Chrustiun Vluck
Alumno poderoso

Elemento : Fuego
Raza : Vampiro
Mascota : Dragón
Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 470
Humor : Sarcástico y cruel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación masculina

Mensaje por Chrustiun Vluck el Miér Sep 07, 2011 12:24 am

Puta demonia fantasmita de mierda.... Jodiendo hasta el final, cómo no. La vi correr fuera del despacho y me quedé un momento paralizado. Nos había oído, estaba claro, y ahora por su culpa todo el mundo se enteraría de que me había aliado con Morte, cuando yo ni si quiera tenía interés real. Lo que me faltaba.

Pero ¿qué podía hacer? Era una maldita muerta, no me servía de nada atacarla o perseguirla. Argh, vale, anoche estuve mirándome aquel libro y tenía hechizos interesantes. Ahora me maldecía por no haber intentado aprenderlos todavía. Intenté recordar alguno pero me fue totalmente imposible. Si al menos tuviera el libro a mano...

Intenté pensar fríamente. Vale, si al final se lo contaba a quien no debía saberlo a lo mejor me tocaba salir por patas de la Escuela, pero de momento a lo mejor había tiempo. A lo mejor no iba directa a contárselo a alguien sino que huía asustada sin más.

Miré a Satine, alterado como lo estaba ella.

-
Yo me encargo - le dije con más seguridad de la que sentía; si salía mal, me iba a largar así que daba igual, y si salía bien, la habría convencido de lo poderoso e importante que era.

Salí corriendo del despacho sin esperar la respuesta de Satine y vi a Elynia aún en el pasillo, a penas habían pasado unos segundos. Yo era mucho más rápido que la fantasmita y no tardé en alcanzarla y pasarla. Llegué a toda prisa a la torre de Fuego, aún no había casi alumnos y, como esperaba, la habitación de chicos estaba vacía, aunque en cualquier caso si no lo hubiera estado, el alumno presente en cuestión habría muerto, así que no tenía demasiada importancia.

Prácticamente me abalancé sobre la mochila en cuyo interior descansaba el libro y empecé a pasar rápidamente las hojas, sintiéndolo por doblar algunas de ellas. Me maldije una vez más por no haber prestado más atención la noche anterior, no tenía demasiado clara la estructura del libro y no sabía por dónde buscar... Invocaciones, aquí estaba.

Cogí aire y traté de concentrarme, no tenía costumbre de hacer hechizos de este estilo y no sabía si iba a resultar, pero empecé a pronunciar rápidamente las palabras que allí aparecían en una lengua que me era desconocida, esperando que funcionara. En realidad, no pintaba mal la idea de practicar aquella nueva magia así, y la tensión del momento tenía su encanto. Terminé de pronunciar el conjuro y esperé, pero en mi interior sentía un flujo de energía y estuve seguro de que había funcionado.
avatar
Chrustiun Vluck
Alumno poderoso

Elemento : Fuego
Raza : Vampiro
Mascota : Dragón
Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 470
Humor : Sarcástico y cruel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación masculina

Mensaje por Chrustiun Vluck el Miér Sep 14, 2011 6:15 am

Off.
Sorry si el principio del post es algo caótico, se me apagó el PC cuando llevaba dos párrafos y luego me hice un lío a la hora de rehacerlo xD Por cierto, ¿por qué te pones a hacerte corpórea e incorpórea? jajajajajaja me reí mucho imaginándolo, pero vale. Aunque si lo piensas bien, no habría sido ni necesario, porque la primera reacción de Ely no tenía que ser necesariamente escapar. Piensa que aunque esté muerta sigue siendo la hostia de poderosa como maga, y en teoría ella no sabe que Chris la puede controlar y podría intentar atacar o algo así. Aunque si te pones a "parpadear" de ese modo mejor, me ahorras el problema de pelear contigo xDDD

On.
Estaba funcionando, eso estaba claro. Al instante sentí una considerable disminución de energía, la cual siguió bajando hasta que el hechizo finalizó. No tardó en aparecer ante mí, precedida por una leve ráfaga de viento y energía, una bonita y transparente figura femenina: Elynia había llegado. El problema era que podía irse en cualquier momento. Había lanzado el hechizo de invocación en cuanto tuve el libro en mis manos, no había tenido tiempo de crear un campo de retención ni nada que impidiera que se moviera, así que me había limitado a hacer que apareciera. No había podido perder tiempo porque cada segundo que había pasado yendo a por el libro y buscando aquel hechizo había más posibilidades de que Elynia se fuera de la lengua con alguien, y de hecho, tenía que asegurarme de que aún no se lo había dicho a nadie. Y no sabía cómo coño hacerlo. Pero de momento lo importante e inminente era evitar que Elynia escapara.

Imaginé que ella estaría desorientada y asustada, y su cara lo confirmaba, lo que me daba unos escasos segundos antes de que ella pudiera intentar huír o hacer algo. Pero es que no tenía ni puta idea de qué hacer. Siempre podía limitarme a invocarla continuamente, evitando que escapara, pero claro, podíamos estar así eternamente, lo cual no solucionaría nada, y yo acabaría quedándome sin energía en no demasiado tiempo. Estaba nervioso, estaba muy nervioso, nunca antes había realizado hechizos como aquellos y la presión no era nada buena para empezar. Pero no mostré mi nerviosismo, sólo faltaba. No, no permití que ella descubriera mi inexperiencia en el control de espíritus. Mi actitud, seria, tranquila e incluso divertida, daba a entender que lo tenía todo bajo control, con la intención de que ella se asustara más y fuera más fácil de manejar.

-
Elynia, cuánto tiempo - le dije con tono neutro y sonreí con crueldad y superioridad, tratando de distraerla y desorientarla un poco y de apoyar mi actitud calmada -. Bienvenida.

Pasé con rapidez unas cuantas páginas del libro, pero imprimiendo seguridad a cada uno de mis movimientos, como si supiera exactamente la página que buscaba y dónde estaba, cuando en realidad sólo buscaba cualquier hechizo que me permitiera retenerla aunque sea el tiempo suficiente como para pensar qué hacer con ella y poder hacerlo. Lo primero que encontré fue un hechizo para hacer corpóreos a los fantasmas, y aunque no sabía de qué me iba a servir eso, no tenía tiempo de nada más. Pensé que, con suerte, si era materializada por medio de un hechizo externo y no por propia voluntad, a lo mejor no podía volver a su estado incorpóreo, y sería más fácil retenerla, de modo que, echando un vistazo rapidísimo a la página, comencé a murmurar en voz baja las palabras del hechizo, deseando que funcionara.

O había leído algo mal, o no tenía suficiente práctica, o ella era muy resistente, pero el caso es que sentía que no conseguía que funcionara. Vi que Elynia se volvía opaca un instante, pero entonces fallaba y volvía a hacerse inmaterial. Seguí intentándolo y volví a lograr que se materializara por otro instante pero, de nuevo, no fue permanente. Entonces pensé que era tan sencillo como seguir haciendo eso. Si ella no debaba de hacerse corpórea e incorpórea probablemente no pudiera hacer nada más, y traté de imprimir la cantidad exacta de energía para que el hechizo materializador no terminara de tener éxito pero tampoco fracasara. Funcionó. Elynia empezó a cambiar de estado intermitentemente. Sonreí con malicia, conteniendo una carcajada.

-
Estás muy divertida así... - comenté sonriendo.

Pero seguía habiendo el mismo problema de antes: Si estaba todo el rato con ese hechizo, antes o después acabaría quedándome sin fuerzas y ella escaparía. Intenté pensar en qué hacer a continuación, y entonces descubrí que no necesitaba concentrarme en el hechizo, que al requerir poca energía podía no prestarle atención y Elynia aún seguía parpadeando, de modo que empecé a pasar distraídamente más páginas del libro por si veía en alguna de ellas algo que me pudiera servir mientras trataba de buscar mentalmente alguna solución.

Lo primero que se me ocurría era destruírla. Lo que habría hecho con cualquier otra criatura, matarla. Pero el jodido problema era que ya estaba muerta. Había entonces dos soluciones, aunque no estaba seguro de que fueran posibles: Provocar que su alma se fuera del jodido mundo material al lugar que fuera que le tocaba ir, ya fuera averiguando qué la retenía aquí u obligándola a largarse con algún hechizo, o simplemente destruír su espíritu, si es que se podía destruír un alma, hacer que dejara de existir. En cualquier caso, ambas cosas, de ser posibles, tenían que ser la hostia de complicadas, no iba a ser capaz de hacer que funcionasen. De modo que lo que había que hacer era mantenerla inmovilizada o retenida en algún lugar hasta que fuera capaz de hacer algo así.

El lugar más lógico para tenerla retenida era algún lugar en la Isla Helgrind, conocida por ser la sede de Morte, pero había salido rápidamente del despacho de Satine y aún no tenía ni idea de cómo acceder a ese lugar, ni si quiera era aún exactamente un mortem aunque estaba claro que lo iba a ser, de modo que decidí llevarla a mi casa. Pero, ¿cómo? A lo mejor había algún modo de transportarla hasta allí, pero era demasiado arriesgado, y a lo mejor ella huía después. No, lo primero, en realidad, era inmovilizarla, de modo que, aún manteniendo el hechizo que la hacía corpórea e incorpórea, fui al índice del libro buscando cómo retener a un fantasma.

Encontré la sección, que ocupaba como diez páginas... No tenía tiempo para eso. Las hojeé muy por encima, había una página de introducción y luego estaba dividida en varios hechizos bastante variados, desde crear círculos en el suelo con objetos encantados -lo cual quedaba, por supuesto, descartado ahora mismo- de los que el fantasma no podía salir hasta inmovilizar totalmente al fantasma, tanto de movimientos como de pensamientos, lo equivalente a dejar a una criatura viva petrificada. El que más rápido y sencillo parecía era uno que imponía unos límites mágicos en torno a una estancia, límites que ningún alma podía atravesar pero que la materia sí podía, por lo tanto era peligroso para los vivos, pues si lo intentaban atravesar, sólo su cuerpo lo lograba y su alma quedaba separada de éste. Era interesante y parecía sencillo precisamente por eso, porque no afectaba a la materia.

Con el libro de la mano, salí de la habitación y corté el flujo de energía que mantenía parpadeante el hechizo de hacerla corpórea. Contaba con los segundos que ella tardaría en darse cuenta de que el hechizo había cesado y con los que tardaría en reaccionar e intentar huír, pues los necesitaba. Empecé rápidamente a formular el hechizo, esperando que funcionara, ya que se suponía que los resultados no serían visibles.
avatar
Chrustiun Vluck
Alumno poderoso

Elemento : Fuego
Raza : Vampiro
Mascota : Dragón
Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 470
Humor : Sarcástico y cruel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación masculina

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.