Mar

Ir abajo

Mar

Mensaje por Kashiel el Lun Ago 15, 2011 7:14 am

En la zona no demasiado alejada de la costa, se puede navegar con pequeñas embarcaciones. Las aguas están limpias, y si se observa a través de ellas, se pueden ver especies acuáticas extraordinarioas que sólo existen aquí. Pero ten cuidado por las noches, pues las sirenas, que habitan en las profundidades, suben a la superficie atraídas por la luz y los cantos, en busca de presas.


_________________
.
avatar
Kashiel
Director de la Escuela

Elemento : Aire
Raza : Ángel
Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 14/08/2011
Edad : 1216

Ver perfil de usuario http://escueladefantasia.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mar

Mensaje por Arathiel el Sáb Ago 20, 2011 3:53 am

- Splash -se escuchó en el medio del mar Eoam.- ¡Por fin he llegado a la superficie! -la figura de una sirena se vió emerger.

No me puedo creer que de verdad vaya a la Escuela para estudiar esta parte del mundo que aun no conozco. Siempre ha sido mi sueño visitar la tierra firme. ¿Me pregunto como estara Hei? ¿Qué estara haciendo ahora? Él me habló de tantas cosas sobre este mundo. No puedo esperar hasta llegar allí. ¿Cómo serán las clases? ¿Y que tipo de gente habrá?


- Splash -se escuchó de nuevo cuando la sirena volvio a sumergirse.
avatar
Arathiel
Posee amplios conocimientos mágicos

Elemento : Agua
Raza : Sirena
Mascota : Dragón
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 19/08/2011
Edad : 207
Humor : Aventurera

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mar

Mensaje por Arathiel el Vie Ago 26, 2011 2:17 pm

¡Era hora de cazar! Me adentré en el agua, dejando una toalla en la arena, que encontré en el armario de mi habitación, para que me facilitara cuando tuviera que secarme después. Nadé hasta llegar a la zona donde siempre habían pescadores. La verdad es que los humanos eran estúpidos, muy estúpidos. A pesar de que muchos ya habían muerto por esa zona, los humanos seguían yendo. Y siempre culpandonos a las sirenas, los culpables eran ellos, nosotras simplemente cazabamos para comer. Nunca matabamos más de la cuenta, al menos si no hiciera falta. Seguí nadando hasta que pude divisar los pequeños barcos pesqueros. Me detuve y subí a la superficie, lo suficientemente alejada para que ningún humano me viera. Había demasiados barcos. Esta no sería una tarea fácil, sobretodo porque estoy sola. Normalmente venía con mis amigas. Decidí ir a por el barco que estaba más alejado de los demás. Ese pobre humano no volvería a ver a su familia. Me acerqué a su barco, y llamé su atención salpicando un poco el agua. Cuando miró al agua empecé a cantar. No tardó mucho en enamorarse de mí, dejandose caer por la borda. Pero alguien lo detuvo a tiempo. Su mujer lo había acompañado. Nuestro canto no era efectivo en otras mujeres.

- ¡SIRENAS! -gritó la mujer, avisando a todos los demás humanos.

El resto de los pescadores se olvidaron de su pesca y se concentraron solamente en mí. Empezaron a tirarme redes y arpones, pero todos fallaron. Ya que había emergido a la superficie, no quería irme sin capturar a mi presa. Utilizé mi magia sobre el agua para crear un remolino y asi chocar un barco con otro. Pero los navegantes sabían cómo sobrevivir a un remolino como ese. Pero mi suerte aun no me había abandonado. Escuché una salpicadura en el agua. Un jóven humano había caído por la borda cuando uno de los barcos giró bruscamente para evitar el remolino. Fuí rápidamente a cogerlo. Llegué a él, lo agarré y lo sumergí en el agua. Pero uno de los arpones me dió en la cola, haciendome una grave herida. Pero ya era muy tarde, había conseguido a mi presa y estaba en lo más profundo del mar Eoam. El chico no tendría más de veinte años. Tenía una cara de miedo, como so hubiera visto un fantasma. Él ya sabía lo que le esperaba: la muerte. Intenté matarlo rápido para que no le fuera doloroso. Saqué mis colmillos, y empecé a deborar a mi presa. Al terminar con mi presa me dirigí de nuevo a la playa, pero tenía algo de dificultad, puesto que mi cola aun seguía sangrando. Antes de salir del agua, cogí una hoja de kelp. Las hojas de kelp eran muy buenas para curar heridas. Salí del agua. Como pude me arrastré hasta la arena mojada, y me envolví la hoja de kelp en la herida. Debía dejarla un rato a que empezara su efecto curativo. Las olas aún podían rozar mi cola. El sol empezaba a salir, y, la luna y las estrellas brillaban cada vez menos. Me quedé sentada en la arena mojada hasta que se puso el sol. Fue entonces cuando mi herida se empezó a cerrar. Dolía tanto tener una herida de ese tamaño. Las sirenas tardabamos bastante tiempo en curarnos. En ocasiones, nuestras heridas podían tardar meses en curarse por completo.

- Espero que mi padre no se entere de esto -me susurré a mi misma.

Si mi padre llegara a enterarse de esto se enfaría tanto que causaría una tormenta tan grande que podría incluso sumergir el pueblo humano entero, sin dejar nada.
avatar
Arathiel
Posee amplios conocimientos mágicos

Elemento : Agua
Raza : Sirena
Mascota : Dragón
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 19/08/2011
Edad : 207
Humor : Aventurera

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mar

Mensaje por Issac Melbourne el Dom Sep 11, 2011 1:50 am

Issac estaba perdido. No es que no pudiera hacerlo el solo, pero prefería tener una pequeña guía antes de atreverse a más.

Issac salió del Templo de los Gigantes, en la Calzada de los Gigantes (Irlanda) con dirección recta al oeste por donde se pone el sol. Tras volar por mucho tiempo en forma de una esfera pulposa de oscuridad, sintió una barrera ser cruzada, como cuando se atraviesan las puertas de un supermercado con aire acondicionado y sientes la diferencia entre el aire de adentro y el de afuera. Descendió hasta la arena y se transformó de nuevo, adoptando la forma que más le gusta (un hombre con ropa roquera de los 70's, con la piel blanca y el cabello negro y rizado cubriendo le el rostro. Botas negras en pico y su guitarra en la espalda). Tomó de su bolsa un cigarrillo y con un encendedor le prendió fuego. Acomodando sus lentes negros y mirando con dirección a la escuela dijo:


-Bien! Y ahora... con quien debería presentarme?

Pero entonces escuchó un chapoteo en el agua. Curioso (pero alerta) decidió acercarse a ver que ocurría. Aunque el sol apenas salía (cosa de su desagrado) prefirió llegar de incógnito, por lo cual con sus poderes sobre el agua logró alzar una espesa y fría neblina, de aspecto tenebroso. Caminó por entre la arena, haciendo un ruido seco al caminar (o cuando pisaba esas pobres conchas que se quebraban bajo sus pies) hasta que distinguió en el suelo a una pequeña criatura que reconoció rápidamente: una sirena. Pero se veía lastimada de la aleta. Tal vez ella podría llevarlo a la Ciudad. O también podría ser ella un pequeño aperitivo (hacía dias que no comía nada). De manera que se agachó un poco para verle mejor la cara (apareciendo por detrás de ella) y le dijo, con la voz suave y profunda:

-hey! Pequeña sirenita! Te ocurre algo? necesitas ayuda?

Aplicar la de "te ayudo pero me ayudas" parecerá algo cruel, pero era bastante necesario y justificable. Y esperó en cuclillas sobre la arena a que ella le contestase.
avatar
Issac Melbourne
Mago poco poderoso

Elemento : Agua
Raza : Meara
Mascota : Su basilisco Damballah
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 28
Humor : Hambriento

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.